Nos gustan los happy problems “el cliente quiere cubrir 30 sedes a nivel nacional, ¡PARA MAÑANA!”

Happy-problems

Entendimos el varlor de los Happy Problems

Ya llevamos varios artículos, pero en este quiero presentarme: mi nombre es Jhohan Castillo, publicista y mercadólogo; mi experiencia, aunque variada, es muy poca comparada con la que en este momento tienen otras personas con cargos similares a la de un director de marketing.  Como ellos he pasado por muchas situaciones laborales que me han ayudado a creer en que cada día lleva su afán y cada cliente es distinto, por eso debemos procurar siempre satisfacer y cumplir sus expectativas, de lo contrario ¿cuál sería la razón de nuestra agencia?

Para nadie es un secreto que los clientes están cambiando de idea constantemente, tal vez porque el primer concepto que tienen en la cabeza va evolucionando conforme van conociendo más del proyecto y, por ende,  piden que se les hagan las modificaciones necesarias para que queden tal cual lo han imaginado; el diario vivir en este negocio, pero existen situaciones que de verdad nos dejan sin aliento.

Lee también: ¿Qué es eso llamado “Endomarketing”?

Por eso quiero contar una anécdota  que nos ha dejado a todos una gran lección; llegó un cliente que necesitaba  una activación de un nuevo producto que iba a lanzar, hasta ahí era un requerimiento normal, el problema comenzó cuando especificó que necesitaba llegar  a 30 sedes a nivel nacional para el día siguiente; así es, para el día siguiente, me hubiera encantado grabar las caras de todos en ese momento.

Una petición que nos dejó a todos  por unos segundos sin palabras, y aunque con muchos interrogantes, el reto fue aceptado. Sí, a lo que seguramente alguien cuerdo hubiera dicho que no, nosotros dijimos  “SÍ”. No por el simple hecho de hacer negocio,  sino porque el haber aceptado, concuerda con nuestra filosofía que muy seguramente ustedes ya  han leído #SiempreSePuede.

Aprendimos muchas cosas, entre ellas, que para Bull Marketing no hay imposible, que nos encanta  solucionar los problemas de nuestros clientes, por eso a ese tipo de situaciones ahora las llamamos  Happy Problems”.

Desde mi perspectiva, lo que más nos hace crecer personal y empresarialmente son esos desafíos que nos sacan de nuestra zona de confort y que nos exigen correr, aprender, saltar e ir por todo, estos nos permiten  sacar todo nuestro potencial descubriendo que somos capaces de todo y más. Sin querer que este artículo suene a filosofía de positivismo, aquí creemos en que esos Happy problems son nuestra razón de ser, existir y crear.

Nuestro cliente de las 30 sedes, nos hizo correr literalmente, hasta la señora de servicios generales  estuvo con nosotros hasta finalizar el proyecto, nadie había hecho tantas llamadas en tan poco tiempo, mientras unos hacían los artes otros corrían a cotizar personal en sitio, todo para cumplir con el poco tiempo que quedaba.

A pesar de los imprevistos, que siempre están presentes, pudimos superarlos gracias a la oportuna ayuda de nuestro ‘dream team’. Al final le pudimos dar más de lo esperado a nuestro cliente, que por cierto desde ese momento es fiel a nosotros.

Las cosas pueden salir no como las habías planeado, sino mucho mejor, ponle empeño, traba

By | 2018-02-08T20:42:50+00:00 febrero 8th, 2018|BTL|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment